Mesa 3 – Crisis del Estado Nacional – Informe de Relatoria

Relatoría Foro Social Panamá
Mesa 3. Crisis del Estado Nacional

Moderación:
Janina Castro (Socióloga)

Panelistas:
RICARDO HERREA HAZERA (Consultor internacional en Transparencia)
BRISEIDA ALLARDA (Analista Internacional)
GERSAN JOSEPH (Movimiento Social Afropanameño)
BERNAL CASTILLO (IPCPG)
MARINA ABREGO (Socióloga, Analista Política)

Vea las ponencias de la «Mesa 3 – Crisis del Estado Nacional«

La mesa 3 inició con la intervención de la moderadora quien asegura que hablar sobre la crisis del estado nacional es referirnos a una crisis en la relación Estado-Nación, pues, en la modernidad el Estado no ha conseguido controlar y proteger su territorio y, menos aún, garantizar la legitimación de sus decisiones y poder, con el fin de fomentar un proyecto político autónomo. Esta afirmación se justifica en que se ha estado perdiendo de foco el problema central de la legitimidad del Estado y la negatividad de la clase dominante de introducir cambios o modificaciones sustanciales en el orden político, social y cultural de nuestro país. Con las ponencias de esta mesa se plantea la necesidad de dar respuesta a la crisis política que enfrenta la sociedad panameña sustentada en información relevante, así como brindar respuestas para trazar caminos hacia la independencia, soberanía y autodeterminación de la nación panameña.

A partir de esta reflexión inicial de la moderadora, inicia la intervención Ricardo Herrera, quien empieza por comentar sobre la institucionalidad democrática, transparencia, rendición de cuentas y estructuras de poder, centrándose en que cuando se habla de transparencia no se refiere a un fin en sí mismo, sino como el inicio de un camino largo en pro de lograr una democracia participativa.

El panelista plantea la interrogante, por qué no hemos podido lograra modificaciones sustanciales en el tema de transparencia, a lo que señala que se debe a que las estructuras de poder político lo han impedido y no están interesadas (las estructuras no poseen interés, el interés es de quienes las ocupan; lo que sí hacen las estructuras es obstaculizar con su diseño y mecanismos de gestión y dirección que un interés se realice) en la transparencia. La transparencia significa democratizar el poder, sin transparencia no hay rendición de cuentas, ni participación ciudadana.

La transparencia debe ser una transición natural que vaya de una democracia de desconfianza -donde el 90% de los ciudadanos están descontentos con la misma-, concebida como una democracia minimalista únicamente basada en elecciones cada cinco años, a otra que tiene los elementos necesarios para que los ciudadanos puedan participar en el orden público. Para ello, se requiere que se transforme en una democracia de confianza por lo que resulta esencial considerar 4 elementos: la transparencia como un deber de la administración pública, la transparencia como un derecho de los ciudadanos, la transparencia como valor público para contrarrestar la corrupción y la transparencia como un proyecto que busca transformar la forma en como la democracia está siendo ejecutada en este momento.

Ricardo enfatizó que la transparencia debe servir para que se pueda dar un buen manejo de los recursos que la sociedad le confía, los criterios que sustentan las decisiones y la conducta de los servidores públicos.

Señaló que en los últimos años no se está cumpliendo con la ley de transparencia, no existe un interés en los estamentos del poder del Estado en brindar y cumplir con la normativa y permitir que la transparencia se convierta en un valor institucional. Para ello, se requiere que la transparencia se concebida como un valor público para contrarrestar la corrupción, brindándole poder de la vigilancia a la ciudadana como mecanismo para contrarrestar hábitos y moldear conductas corruptivas.

También, enfatizó que se requieren cambios en la democracia heredada de los 90, una democracia que no funciona, por ello se requiere instaurar un modelo de transparencia que permita que los ciudadanos controlen y vigilen a los gobiernos y esa vigilancia va a transformar hábitos y moldear conductas corruptivas que hoy día son tomadas como normales.

Frente a ello, se plantea que Panamá debe instaurar el principio de máxima publicidad, se refiere a que el Estado debe publicar sus actuaciones, así como a la transparencia parlamentaria y segundo, instaurar el silencio administrativo positivo, referido este último a cuando un ciudadano hace uso del derecho al acceso a la información

En síntesis, la transparencia es un derecho ciudadano, que no es una condición endógena natural de las organizaciones gubernamentales, sino que es una construcción con valor nacional y que debe ser considerada en la implementación de políticas públicas integrales a largo plazo. La Transparencia implica una democratización del poder y es imperante que la ciudadanía, la academia y las organizaciones de sociedad civil trabajen en convertir a la transparencia en un verdadero tema de Estado para la construcción de nuestros valores nacionales y combatir eficazmente la corrupción.

Luego, intervino Briseida Allard, quien nos planteó la problemática de la Autodeterminación y La Soberanía Nacional. Indicó que es complejo plantear la crisis del estado nacional, sin considerar los elementos esenciales de la crisis: primero, las crisis surgen en momento de ruptura en el funcionamiento de un sistema o en momentos coyunturales de cambios en cualquier aspecto de una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución y sujeta a transformaciones que pueden ser en momentos transformaciones radicales.

En ese marco, precisó que tenemos un estado que tiene serias dificultades en lo que tiene que hacer en cuanto a su estructura y soberanía y una serie de limitaciones, que en parte es la raíz de una serie de circunstancias que impiden un mejor desenvolvimiento estatal, un mejor desenvolvimiento soberano, un mejor desenvolvimiento nacional, es decir, que tenemos que tener en cuenta que es un Estado con unas características específicas que deben ser tomadas en cuenta a la hora de hablar, y entenderlo en términos generales como una entidad histórica sujeta a un continuo proceso de transformaciones.

Frente a ello, Allard nos ha planteado que la crisis del Estado Nacional Panameño es múltiple, que presenta diversas vertientes; una de ella es la crisis que ha hecho el modelo transitista que ha provocado serias dificultades principalmente de corte ambiental, que ha impactado en las prácticas productivas y de comunicación, cuando se depende del agua como principal instrumento motriz económico. De acuerdo a lo señalado por el Dr. Guillermo Castro en la inauguración del Foro, el Estado no está siendo suficientemente exigente en lo que tiene que ver con el ambiente, con el cuidado de las circunstancias ambientales que hacen y permiten hacer de todo en nombre del desarrollo. Aquí tenemos un primer problema que es fundamental resolver.

Una segunda crisis, la crisis de los partidos políticos, estaría por supuesto enlazada tanto a la ciudadanía que compone la nación, como al Estado, que es la estructura política general. Existe una situación general de improductividad, nos lleva a plantear un agobio de las tareas de los partidos y cómo funcionan esas estructuras políticas. La ciudadanía presenta indiferencia en torno a lo que ocurre en el sector legislativo, órgano fundamental para sostener los sistemas democráticos, sobre todo porque la sociedad civil no se encuentra reflejada dentro de las dos estructuras del poder que han acompañado al estado nacional panameño desde mucho tiempo.

Los problemas de sospechas de situaciones anómalas en el manejo de los fondos que tiene nuestro país en la mirada internacional. Otro hecho preocupante es la dispersión de las fuerzas sociales, el agotamiento en ocasiones a enfrentarse unas con otras, no encontrando puntos en común.

Crisis en la política internacional, aún quedan heridas abiertas por los hechos acontecidos con la invasión norteamericana y el hecho de los acuerdos post-invasión, la presencia militar norteamericana en el país, la existencia de bases aeronavales. La injerencia de otras naciones sobre las decisiones del Estado.

La expositora, nos plantea algunas alternativas para atender la crisis planteada, primero hay que encontrar algún punto que implique una posibilidad de unidad por parte de la sociedad civil, los distintos movimientos sociales, las organizaciones que agrupan trabajadores profesionales en general. Segundo, se necesita que el Estado en sus estructuras políticas se reencuentre con los distintos segmentos que conforman su estructura para propiciar en la medida de lo posible puntos de unidad y sobre ello empezar a formular soluciones.

En síntesis, se plantea que las crisis permiten hacer cambios y transformaciones que nos lleven a momentos más completos, es importante y fundamental para la sociedad panameña generar una reforma intelectual-moral que permita enfrentar las situaciones que vivimos, apelando a valores de solidaridad y a los valores que tienen que ver con la vecindad internacional, en amistad, en paz, en respeto mutuo a cada una de las instancias gubernativas que cada estado pueda tener.

Por otro lado, la ponencia de Gersan Joseph, centrada en Interculturalidad e Integración Nacional, nos plantea las causas históricas que provocó la descivilización de los africanos mediante la trata transatlántica de esclavizados, lo que impactó en las generaciones siguientes expresados hoy en día en poblaciones excluidas socialmente, en pobreza, en estigmatización, en desprotección, en invisibilización.

Frente a ello, nos indicó que el Estado Panameño, construyó un imaginario social desmotivador para los afrodescendientes, las poblaciones indígenas y para los distintos grupos étnicos. Ese tejido social en Panamá ha ido vulnerando, principalmente la comunidad afrodescendiente, debido a los problemas que sufre de discriminación por el fenotipo blanco que tiene mayor ventaja en nuestras sociedades, en tanto los afrodescendientes experimentan un prejuicio social que les ubica como personas de poca laboriosidad, propensos a delinquir, dentro de otros prejuicios que se ubica en el imaginario social y que son reproducidas en la educación a través de los textos en donde lo negro es negativo, todo lo cual reconstruye y construye el círculo de prejuicio, exclusión, marginación invisibilización y desigualdad de los afrodescendientes.

Para el expositor, el problema radica en la diferenciación de clase social en el marco del sistema capitalista, donde el racismo estructural constituye un eje destacado de la exclusión en las desigualdades sociales por lo que es imprescindible erradicar la desigualdad socioeconómica y la exclusión social política, mediante la democratización real y el control social de los sectores populares de los recursos naturales y nacionales en la estructura social.

Plantea la urgencia de construir un estado nuevo, con un nuevo modelo económico, porque el modelo transitista está caduco, no responde a las necesidades de la sociedad panameña, pero para ello se requiere la presencia de ese nuevo estado con vocación democrática y popular solamente, construido desde las bases populares para poder enfrentar esta situación, que permita una discusión desde las posibilidades, buscando alternativas ante esa situación la crisis del modelo y dejar de lado cualquier diferencia entre grupos y antagonismos.

Por su parte Bernal Castillo, sobre la misma temática, nos indicó que cuando se habla de interculturalidad es necesario romper con los paradigmas a nivel social y cultural. Hablar de interculturalidad es referirnos a un proceso de comunicación de respuesta mutua entre pares, entre las culturas. Ahora bien, en Panamá estamos ante un Estado multicultural, construido desde el imaginario social, que ha generado exclusiones fundamentado en nuestra Carta Magna, cuando legitima el idioma español, desconociendo los otros idiomas de los grupos minoritarios, afro o indígenas.

Este espacio es propicio para ir construyendo nuestra nacionalidad panameña y por eso la integración importa, una integración en la cual se entienda las diferencias sociales, se tenga claro el concepto de interculturalidad. El Estado nacional está en crisis, hemos sufrido un racismo histórico y desnaturalizado como medida de control social, dominación y subordinación. Esto ha contribuido a que la dominación haya utilizado y siga utilizando la discriminación por el color de piel, el perfilamiento racial y la construcción de un imaginario lleno de prejuicios y estereotipos hacia los indígenas, los negros y las minorías étnicas.

Para Bernal, es esencial crear nuestra propia consolidación nacional, es muy importante que todos y todas se plantean la consolidación de la interculturalidad y romper con las prácticas de un país multicultural.

Por su parte la ponencia de Marina Abrego, titulada Crisis del Estado Nacional y Proceso constituyente para la Refundación de la República. Inició indicando que la crisis del Estado Nacional es una crisis sistémica y que se ha obtenido en el tiempo. Nos planteó la interrogante de cómo se resuelve la crisis del Estado Nacional, si será posible a través de un nuevo pacto social.

Frente al concepto de pacto social realizó un recuento histórico, indicando que los pactos eran acuerdos entre gobernantes y gobernados, pero donde los gobernantes tenían que respetar los derechos naturales de las personas y a su vez velar por la vida, la libertad y esto implicaba que si los gobernantes no cumplían con este pacto les daba el derecho a los gobernados a rebelarse contra el gobierno y anular ese pacto.

A lo largo de la historia republicana de este país que han generado numerosos pactos sociales que en su momento sirvieron por la presión de distintos grupos o por la acción espontánea de la población enardecida por las necesidades sociales cometidas y obligando de esta forma a que los grupos en el poder presentarse en el ámbito del diálogo y llegar a acuerdos. Esta acción ha cambiado en la actualidad, los pactos sociales que se hacen entre los gobiernos y los sectores representativos para mejorar las políticas económicas y sociales del país han sido artificiales, no todo lo que se acuerda se presenta como tal y siempre el sector que controla el poder económico se beneficiará de las riquezas del país dejando al margen a las clases más desposeídas.

Pero también, los pactos se ven afectados por la corrupción, esta situación es mucho más evidente, en estos momentos, pues no se han podido solventar las necesidades apremiantes de la población (alimentación, salud y trabajo) y han sido los que han tenido que sufrir situaciones que refuerzan las injusticias, la discriminación, la exclusión social y la vulnerabilidad social al que son sujetos y sujetas.

La alternativa que nos plantea Abrego, es una nueva constituyente y eso lleva a plantearse, qué tipo de nación se quiere. Se requiere de una nación dónde todos tengamos derechos, donde no exista diferencia marcada entre los que viven en los sectores de los beneficios de este país y los sectores que habitan en las comarcas, en las periferias, o la neutralidad de la vía interoceánica.

Lejos de esto, el Estado Panameño ha suscrito posiciones que atentan contra el principio de neutralidad. La neutralidad no es sólo vital como vía para el logro de nuestra independencia, sino que también es un activo indispensable para el desarrollo de nuestra economía, debe ser incorporado al articulado constitucional de tal forma que la República de Panamá sea considerada un Estado Republicano Democrático Independiente y Neutral.

También es necesario definir el tipo de vivienda, salud, trabajo, familia y educación que se desea, temáticas que con la pandemia han demostrado las crisis sistémicas que estos sectores han tenido por el abandono de las políticas sociales y públicas que el Estado debe implementar. Sabemos cuáles son las debilidades, ahora queda apuntar soluciones.

Es esencial tener presente aquellos grupos sociales que presentan una vulnerabilidad especial, las mujeres, los trabajadores precarizados, informales, llamados autónomos, los vendedores ambulantes, las personas sin hogar o que viven en la calle, los discapacitados, los adultos mayores.

Otras de las cuestiones a considerar si se sigue siendo un Estado donde hay un régimen unilateral dominado exclusivamente del sector privado o pasamos a uno mixto en el que el Estado domine los bienes estratégicos de la economía y comparta con el sector privado y el social cooperativo el desarrollo; si seguimos siendo un estado solo regulador de las fuerzas ciegas del mercado o pasamos al estado rector planificador y promotor de la economía con competencias suficientes para definir los espacios de actividad de los diferentes sectores de la economía primario secundario y terciario y garantizar el uso racional y de los recursos que necesitan. También se manifestó que nuestro sistema judicial está obsoleto plagado de corrupción, de imparcialidad, sin independencia o queremos un sistema judicial independiente, con rendición de cuentas por parte de los magistrados y jueces.

En síntesis, se plantea el llamado a un nuevo pacto social, en el que los distintos sectores de la sociedad panameña, estén incluidos de una manera equitativa con igualdad de género, de tal forma que los sectores más vulnerables, se vean beneficiados por las riquezas producidas por todas y todos en Panamá.

Ronda de preguntas

  1. ¿Podría precisar en cortas palabras lo que en esencia diferencia Soberanía de Autodeterminación?, que hace que hoy somos soberanos en todo el territorio, pero según la serie de ejemplos que nos da, nos dice que no hay autodeterminación desde este punto de vista de los factores que determinan la capacidad para autodeterminarse una nación. ¿Cree que nuestra soberanía está amenazada por la falta de fortalecer los componentes de autodeterminación? ¿cuáles serían esos ejes en juego?
    La profesora Briseida Allard, respondió….
  2. ¿Cuál sería la alternativa que proponen para esa nueva realidad que plantean en consideración como elementos de interculturalidad?

Gersan Joseph, respondió: que hay dos cosas importantes: uno es reconocer los espacios en ese nuevo Estado definitivamente, no puede ser un Estado Neoliberal, debe ser una construcción a partir de esa refundación que plantea la profesora de Marina, pero sobre todo entro en el diagnóstico que también hizo ayer Guillermo Castro con relación al estado nacional popular y sobre esa base tiene que ser tomado en cuenta un fenotipo popular, en la que ambos negros y los indígenas, es decir, esto es un país básicamente multiétnico en consecuencia hay una exclusión de esa participación ante esa construcción.

Creo que es importante que vamos a hablar una participación definitiva del Estado, que respete de alguna manera la cultura y también las propuestas desde la propia perspectiva de esos grupos étnicos, ante esa situación creo que en la construcción de ese imaginario es peyorativo negativo de estos grupos por los medios de comunicación, tendría que ser atendido a través de la educación y poder ponderar los aportes de diversos grupos étnicos en la construcción de la nación de la nueva nación.

Bernal Castillo, respondió: que sería, a través, de la Refundación del Estado Nacional considerando los elementos mencionados pos Marina, y por supuesto desde una nueva constitución modificar esos elementos que consideren un país un país plurilingüe y multicultural, pero también la sociedad debe comprender que estamos ante un país diverso de culturas.

A corto plazo trabajar en educación intercultural, salud intercultural, pero con la participación de los grupos étnicos minoritarios y afrodescendientes, no sólo los pueblos indígenas.

  1. ¿Cuáles serían las condiciones que deberían considerarse para que ese pacto social pueda desarrollarse y qué elementos deben considerarse?

Marina Abrego, respondió: que los elementos que hay que tomar en cuenta a esta refundación que estamos hablando, debemos preguntarnos primeramente es qué nación nosotros queremos. Queremos una nación que sea independiente, sí, y ustedes dirán, pero bueno, si Panamá se independizó de España y después se separó de Colombia, ¿todavía no somos independientes? Pues, no. Nosotros todavía estamos sujetos a la voluntad de una potencia que se llama EEUU; y eso, hace un momento se dijo, hay distintos recursos que así lo manifiestan distintas evidencias que lo manifiestan, a través, de tratados y acuerdos.

Nosotros queremos tener una nación como lo mencionó Bernal pluricultural y espero que se manifieste realmente es pluricultural, sino, que en la constitución no se nos incluya esta parte y plurilingüe hay distintos grupos que entran en este país y que no se toman en cuenta, entonces esos grupos hay que tomarlos en cuenta y prestarle atención.

Otro de los aspectos que hay que considerar es cómo se van a distribuir la riqueza que genera este país, lo mencioné hace un momento Panamá es uno de los países más desiguales, a pesar de que tiene o bueno antes de la pandemia un producto interno bruto de los mejores de la región, tanto así que Panamá no califica para recibir apoyo de los organismos internacionales. Según el PIB aquí no debería haber pobreza, pero si nosotros vamos y escudriñamos nos damos cuenta que tenemos la pobreza en todos los sectores, no solamente en el área urbana, sino también mucho más en la rural, aquí hay gente que muere de hambre, niños que mueren de desnutrición, pero saben perfectamente porque lo hemos visto en los medios de comunicación.

Otro elemento, como debemos lograr es que todas las personas puedan manifestar qué es lo que quieren, qué es lo que desean, cuáles son las necesidades que tienen como población, para que eso se pueda contemplar en una nueva Constitución.

Otro aspecto la educación, es tan importante evaluar cómo vamos a hacer para poder tener una mejor educación, desde hace muchos años ha habido un ataque porque ha sido de dominio nato que la educación hace que cada vez salgan más chicos y chicas de las escuelas sin la capacidad de analizar y eso nos damos cuenta nosotros cuando llegan a la universidad, que ha tenido que hacer la Universidad por ejemplo para poder que los jóvenes ingresen a esta casa de estudios, tener que bajar los puntajes. Con la post pandemia hay que evaluar muchas cosas: las escuelas no tienen los recursos tecnológicos suficientes para poder tener una educación de calidad, el tema de la salud, el tema del empleo, todos esos son elementos que tenemos que considerar.

Panamá es un país pequeño, pero con muchos recursos y esos recursos tienen que ser administrados en beneficio de la mayoría de este país.

Conclusiones

Todas las ponencias de la Mesa 3, denominada Crisis del Estado Nacional, nos llevan a repensar:

  1. Es necesario repolitizar a la población de lo que se quiere, desde un pensamiento crítico, con conciencia política, situado en la educación como el espacio garante de esa transformación en el pensamiento colectivo.
  2. La racionalidad en la práctica neoliberal y que al ser consubstancial al Estado no puede negar la influencia de las posiciones mercantilistas sobre el capital humano y los derechos. Para ello es necesario considerar en el análisis las dimensiones económicas, sociales y políticas.
  3. El Estado, lejos de ser un dato histórico natural que tendría su propia dinámica, es un producto, de ciertas prácticas, de ciertos discursos, de ciertas posiciones de clases. El problema, entonces, consistiría en saber cuál es su historia, cómo inventa y cómo desarrolla nuevas prácticas.
  4. Plantearnos el papel de los movimientos sociales y la búsqueda de nuevas formas de organización cohesionada, contra los sistemas opresivos, lo que debería llevarnos a tomar conciencia de las profundas afectaciones ambientales y las características disfuncionales del sistema socioeconómico actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *